Novedades

El calcio en los niños en etapa escolar
Calcio
Farmakonsuma
01/05/2022

La salud adecuada de los huesos comienza durante la infancia y es importante realizar una correcta ingesta de calcio en todas las edades, el adecuado consumo de este mineral en los niños, es un aspecto clave dentro de su crecimiento. Aunque son muchos los nutrientes que intervienen en el mantenimiento adecuado de la estructura ósea, el calcio es particularmente importante en los períodos de rápido crecimiento, como son la infancia y la adolescencia.

Es por todos sabido que el calcio es un mineral que el cuerpo necesita para formar y mantener huesos fuertes y llevar a cabo muchas funciones importantes, sin embargo, hay que estar conscientes y pendientes de consumirlo diariamente y hacer lo necesario para fijarlo en el organismo desde temprana edad. El calcio es el mineral más abundante en el organismo de los seres humanos. Además el calcio es el encargado de regular el funcionamiento de las células, del sistema nervioso y del ritmo cardíaco. La falta o escasez de calcio en nuestro organismo puede ser causa de enfermedades como la osteoporosis, que provoca que los huesos se adelgacen, se debiliten y hasta lleguen a quebrarse o fracturarse.

Importancia del consumo de calcio

El consumo de calcio tiene especial relevancia durante la etapa escolar, la cual se extiende desde los 6 hasta los 12 años de edad aproximadamente. Etapa en la que los niños se encuentran en pleno crecimiento, en desarrollo corporal e intelectual y en los clásicos cambios de dentadura. Por esto es de suma importancia el consumo de alimentos y suplementos que le puedan aportar los nutrientes necesarios para que vayan obteniendo de ellos, sus beneficios.

En la alimentación de los niños no basta con sólo dar leche para que el calcio sea absorbido por su organismo y favorecer así el fortalecimiento de sus huesos. También, indispensable la vitamina D que es el componente necesario para fijar el calcio en el cuerpo. Nuestro cuerpo necesita vitamina D para poder absorber el calcio que consumimos.

Como la vitamina D es liposoluble, se absorbe mejor cuando se toma acompañada de una comida o preferiblemente una merienda que contenga incluso, algo de grasa. Es por ello que Neil Levin, nutricionista clínico de Now Foods, asegura que lo ideal es consumir la vitamina D después del desayuno.

El calcio no sólo ayuda en el desarrollo de los huesos sino que también contribuye a la salud integral de jóvenes y adultos. Este mineral es conocido como un “material de construcción” pues ayuda también a tener una adecuada coagulación de la sangre, permite la función y las contracciones musculares, aumenta la secreción de hormonas y otros químicos, y también tiene un papel importante en la salud del sistema circulatorio, protegiendo al corazón, las venas, arterias y sangre en general.

¿Cómo podemos asegurar el aporte de calcio en los niños?

Dentro de los primeros seis meses de vida, la leche materna es de forma exclusiva el alimento ideal para los bebés y es la fuente óptima de calcio en esta edad. Según la Asociación Española de Pediatría, estas son las cantidades de aporte de calcio recomendado por edades: 

  • 7 a 12 meses se recomiendan 200 mg. al día.
  • 1 a 3 años se recomienda una ingesta de 700 mg. al día. 
  • 4 a 8 años una ingesta de 1000 mg. diarios.
  • 9 a 18 años se obtiene la máxima aposición de calcio en los huesos con ingestas de 1300 mg. al día. 

Alimentos ricos en calcio

Hay que tener en cuenta que el calcio se absorbe mejor en presencia de lactosa, vitamina D y una adecuada relación calcio/fósforo, y esto ocurre de manera natural, al consumir leche y los derivados lácteos que debemos tomar con regularidad si queremos mantener en nuestro cuerpo los niveles ideales de calcio. Además, en muchos casos, algunos de los productos que consumimos están fortificados con calcio, y/o suplementados con otras vitaminas que colaboran en su aprovechamiento.

Los suplementos de calcio se absorben mejor cuando se toman en dosis pequeñas; es decir, 500 mg o menos siendo muy importante que sea tres veces al día, es decir, todo el requerimiento diario debe fraccionarse en tres tomas al día.  Si el niño no puede consumir lácteos debido a alergias, intolerancias o simplemente porque se desean evitar los derivados lácteos, se puede asegurar el aporte de calcio con la ingesta de otros alimentos, tales como:

  • Pescados: atún, salmón, dorada…
  • Frutos secos: almendras, nueces, castañas, avellanas…
  • Verduras y hortalizas: acelgas, puerros, brócoli, lechuga…
  • Frutas: kiwis, fresas, naranjas, higos y ciruelas pasas…
  • Cereales, zumos de frutas, bebidas de soja, tofu…

Otra manera práctica de garantizar el aporte adecuado de calcio en los niños es la suplementación en suspensión preferentemente prescrita por el médico.

Razones por las que un niño debe ingerir calcio diariamente

  1. Desarrollo óseo saludable: los huesos crecen rápidamente durante la infancia y la adolescencia, por eso necesitan calcio en cantidades suficientes que garanticen la construcción de huesos fuertes y que puedan combatir la pérdida ósea que ocurrirá más adelante en su vida adulta.
  2. Estilo de vida nutritivo: el estilo de vida actual no siempre fomenta el consumo adecuado de calcio. Los niños que beben muchos refrescos, zumos envasados o bebidas con cafeína absorben aún menos calcio, porque estas sustancias pueden interferir con la forma en que el cuerpo lo absorbe y lo usa. Además, los refrescos con mucha azúcar o bebidas gasificadas interfieren con la absorción de calcio además de causar caries, obesidad, enfermedades como la diabetes y otras complicaciones de la salud.

La actividad física para fortalecer los huesos

Lo ideal es que los niños pasen el menor tiempo posible sentados, en actitud sedentaria y estén más tiempo activos, ejercitándose, de pie y en movimiento. Los músculos se fortalecen cuando los usamos, lo mismo pasa con los huesos, mientras más trabajo realizan, más fuertes se ponen. Cualquier tipo de actividad física ayuda, pero las mejores actividades para los huesos son aquellas en las que hay que sostener el propio peso o deportes que involucren saltar o cambiar rápidamente de dirección.

Algunos de los ejercicios que pueden realizar son:

  • Caminar
  • Correr
  • Escalar
  • Bailar
  • Gimnasia
  • Jugar tenis
  • Baloncesto
  • Fútbol
  • Saltar en un pie
  • Saltar la cuerda

O practicar cualquier tipo de juegos donde tengan que realizar movimientos corporales que ejerciten tanto el cuerpo como la mente, donde logren la agilidad de desplazamiento e involucrar todos los sentidos.  

Deficiencia de calcio

La falta de calcio y vitamina D puede provocar en el niño:

  • Raquitismo, deformidades óseas, mayor fragilidad en los huesos y posibilidad de padecer osteoporosis a temprana edad; con sus consabidas consecuencias.
  • Calambres musculares en la espalda y en las piernas. Si no es tratado a tiempo, puede llegar a afectar el cerebro y provocar síntomas neurológicos o psíquicos, como delirio, depresión, confusión, falta de memoria, y alucinaciones. Para evitar todo esto, es necesario restablecer la concentración de calcio en el cuerpo.

Se recomienda consultar con el médico, pediatra o con un especialista de confianza para una adecuada evaluación y se determine el tipo de padecimiento que presenta o las carencias vitamínicas que manifiesta.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público.