Novedades

¿Cómo actuar ante el estreñimiento crónico?
Estreñimiento
Farmakonsuma
22/07/2022

Se llama estreñimiento a la dificultad para evacuar las heces. Tener menos de tres defecaciones a la semana, heces duras o abultadas, dificultad para vaciar el intestino, sensación de defecación incompleta o sensación de que hay algo que obstruye el intestino, no es normal.

El estreñimiento crónico es un trastorno intestinal muy común que se manifiesta durante varias semanas o más. Las personas que lo sufren pueden desarrollar otros problemas que afecten su capacidad de continuar con sus actividades diarias. 

Causas:

Las posibles causas de estreñimiento son muchas. Se pueden clasificar en primarias y secundarias:

  • Primarias: Hay que tener en cuenta que los hábitos diarios y sus cambios pueden dar lugar a estreñimiento o acentuar uno previo. Y se puede dar por una disminución de la ingesta de líquidos, un cambio en la dieta notorio, especialmente si conlleva una disminución de la ingesta de fibra. También por la falta de ejercicio físico.
  • Secundarias: Son las que tienen una enfermedad causante. Las más importantes son las relacionadas con el intestino grueso, pues condiciona un estrechamiento o una dificultad para el paso de las heces (pólipos grandes y estenosis o estrechez).  También están las que se relacionan con enfermedades endocrinas (hipotiroidismo, diabetes) y el sistema nervioso (Parkinson, esclerosis múltiple, entre otras). Muchos fármacos de uso habitual pueden igualmente producir estreñimiento.

Síntomas frecuentes

El estreñimiento es un síntoma y no una enfermedad en sí misma. Como síntoma, puede ser la consecuencia de múltiples causas. En la práctica, se distinguen dos formas de estreñimiento: el “que sufre de toda la vida” (estreñimiento crónico) y el estreñimiento que “aparece de nuevo” (estreñimiento ocasional). Este último suele estar relacionado con la toma de fármacos o un cambio de hábito.

Se considera estreñimiento crónico si presenta más de dos de estos síntomas en los últimos tres meses:  

  • Tener menos de tres evacuaciones intestinales por semana.
  • Heces duras o secas.
  • Hacer un mayor esfuerzo para tener evacuaciones intestinales.
  • Tener una sensación de un bloqueo en el recto que impide las evacuaciones intestinales.
  • Sensación de no poder vaciar por completo el recto.
  • Recurrir a las manos para presionar el abdomen y poder vaciar  el recto.

No defecar todos los días no es estreñimiento

Existe la creencia popular de que una correcta salud gastrointestinal se asocia con al menos una evacuación por día y que de no hacerlo “no se limpia bien el organismo”. Esto no es así.

De forma habitual, se considera que está dentro de lo normal defecar como mínimo unas tres veces por semana y como máximo tres veces al día. Son numerosos los factores que influyen en las veces que una persona necesita ir al baño. Aquí figuran la dieta, la cantidad de agua ingerida, el consumo de ciertos medicamentos, el estado psicológico y emocional, el tipo de trabajo, etcétera.

De este modo, si el número de sus deposiciones no es menor a una cada 3 días o unas 3 deposiciones por semana, entonces no debe preocuparse. Esto no significa que sufra de estreñimiento, sino que su sistema digestivo tiene un ritmo distinto.

Además, no sólo hay que tener en cuenta la frecuencia de las defecaciones para diagnosticar el estreñimiento, sino también la facilidad o dificultad al evacuar. El esfuerzo excesivo se asocia al estreñimiento, así como la consistencia y forma de las heces, entre otros aspectos. 

¿Cuándo ir al médico?

Debe consultar al médico si los síntomas no desaparecen con el autocuidado o si tienen antecedentes familiares de cáncer colorrectal. Hágalo si observa algunos de estos síntomas:

  • Sangrado en el recto.
  • Sangre en las heces.
  • Dolor constante en el abdomen.
  • Incapacidad para expulsar los gases.
  • Vómito.
  • Fiebre.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.

Generalmente, la historia clínica hecha por el médico puede ser suficiente para identificar el tipo y la causa del estreñimiento, de manera tal de poder suministrar un tratamiento inicial.

¿Cómo tratar el estreñimiento?

  • La primera medida fundamental para su tratamiento es llevar una vida saludable. Es ideal igualmente cambiar los hábitos alimenticios; es decir, llevar una dieta rica en fibra, con frutas, verduras, pan integral y frutos secos, entre otros.
  • Es importantísimo el consumo de abundante agua, ya que puede solucionar muchos casos de estreñimiento crónico. Al menos entre 1,5-2 litros al día.
  • El ejercicio físico regular ayuda a mejorar el ritmo defecatorio y a mantener el metabolismo activo. Al menos unos 30 minutos al día de ejercicio moderado es más que suficiente para regular la función del intestino. Si lo hace a primera horas de la mañana, mucho mejor.
  • Es muy recomendable tratar de adquirir un hábito en la deposición, con un horario preestablecido. Evite aguantar las ganas de defecar.

Sin embargo, muchas veces a pesar de todas las recomendaciones referidas persiste el problema evacuatorio de las heces llegando a establecerse la mayoría de las veces como Estreñimiento crónico funcional volviéndose muy necesario el tratamiento médico para la regulación funcional del intestino.

Existen muchos laxantes en el medio que sólo están indicados para el manejo del estreñimiento ocasional y no para la regulación intestinal crónica.

Polietilenglicol 3350 (PEG 3350 – Evalax®)

Actualmente el producto Polietilenglicol 3350 (PEG 3350 – Evalax®) cuenta con la mayor evidencia científica de alta eficacia y seguridad en el manejo del estreñimiento crónico como para el estreñimiento ocasional en todos los grupos de edad incluyendo bebés desde el mes de nacidos.

El Polietilenglicol 3350 (PEG 3350 – Evalax®) presenta los siguientes beneficios:

  • Se puede diluir el polvo en cualquier líquido agradable al ser neutro, es decir, no tiene olor ni sabor, lo que hace que sea muy bien tolerado.
  • No se absorbe, no atrae líquidos del cuerpo, ablanda las deposiciones con los mismos líquidos con la que fue diluida siendo muy segura en las poblaciones de todas las edades con o sin enfermedades crónicas (enfermedad renal, insuficiencia cardiaca, etc.).
  • El PEG 3350 (Evalax®) luego de hidratar las heces genera un indirecto movimiento intestinal que permite la evacuación final.
  • El efecto es dosis-respuesta, es decir, a mayores dosis se emplean mayor volumen de líquido siendo mayor la respuesta en menor tiempo.

El Polietilenglicol 3350 (PEG 3350 – Evalax®) a dosis habituales presenta efecto evacuatorio normal (blando) entre el tercer y cuarto día:

  • Niños pequeños: 8.5 g al día, diluido en 120 ml de líquido (Leche, jugos, yogurt, refrescos, etc.)
  • Púberes, adolescentes y adultos: 17 g al día, sobre diluido en 250 ml de cualquier líquido.

Si se desea el efecto en menor tiempo se pueden aumentar las dosis más de una vez al día hasta conseguir el efecto, luego continuar con la dosis sugerida por el lapso de hasta un año según los estudios clínicos para poder volver a regular el funcionamiento del colon.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público.