Novedades

El omega 3 es importante para el desarrollo del bebé
omega 3
Farmakonsuma
28/06/2022

El omega 3 es un  ácido graso considerado esencial, debido a que el organismo no tiene la capacidad de sintetizarlo de manera natural y por lo tanto es necesario incorporarlo a través de los alimentos.

Estas grasas poliinsaturadas son fundamentales para fortalecer las neuronas y para otras funciones importantes. Ayudan a mantener el corazón sano y protegido contra un accidente cerebrovascular.

Existen diferentes tipos de omega 3 y cada uno tiene propiedades específicas, teniendo en cuenta su origen. Los pescados grasos y mariscos son los que contienen mayor concentración. El ácido linolénico es el único omega 3 de origen vegetal.

Claro está, que son esenciales para el cuerpo, por eso los médicos recomiendan tener una dieta variada, que contemple la ingesta, tanto de pescados y mariscos como de semillas y frutos secos.

Bondades para el embarazo y lactancia

Ahora bien, los beneficios de consumir estos ácidos grasos son muchos y variados para cualquier individuo. Entre ellos, producen algunos efectos antiinflamatorios, tienen efectos de estabilidad ante una arritmia cardíaca, disminuyen los triglicéridos, pueden reducir la presión sanguínea y, en dosis elevadas, tiene efecto antitrombótico.

También las propiedades de éstos ácidos grasos son fundamentales para el desarrollo del bebé durante el embarazo -incluso mientras se lo planea- y en el período de lactancia, etapas donde la alimentación de la madre está directamente relacionada con el bebé.

La ingesta de omega 3 en el embarazo y la lactancia, es esencial para la formación y el desarrollo de las funciones cerebrales del feto y del bebé en sus primeras etapas de vida. En este sentido, la agudeza visual, la memoria, el aprendizaje y la concentración son algunas de ellas.

Adicionalmente, ejerce un papel fundamental, sobre todo en el sistema nervioso, además de contribuir en muchos aspectos de la función neuronal. Por ejemplo, si los nervios que llegan al corazón contienen más omega 3, el impulso eléctrico será mejor y tendrá neuronas que funcionen más adecuadamente. Esto implica a las neuronas encargadas del movimiento, de la sensibilidad al calor y al frío, al tacto, a la vista, al gusto o al olfato.

Reforzar el consumo de omega 3

Si la madre refuerza el consumo de omega 3, le estará dando mejor calidad de ácidos grasos al futuro bebé, en el caso del feto, así como al bebé ya nacido, en la lactancia. En estos casos, así como en cualquier adulto, estos ácidos grasos van a parar a las membranas de todas las células del cuerpo, haciéndolas más elásticas y con menos posibilidades de inflamarse.

Como el omega 3 interviene en la regulación de la inflamación en el cuerpo, se pueden disminuir, no sólo los procesos inflamatorios, sino también los respiratorios y alérgicos. Claro está, es importante aclarar que no evitan que el bebé o el adulto sean alérgicos a algo, pero si hay presencia de omega 3, éste hará que la reacción alérgica sea menos invasiva.

En estos tiempos, por lo general a cualquier mujer que piense en un posible embarazo, el médico le indicará consumir alimentos que contengan omega 3. Y si bien es importante para el desarrollo del cerebro fetal, también necesita de otro ácido graso fundamental: el omega 6, de origen vegetal, presente en los aceites convencionales.

Alimentos que proporcionan omega 3

Los omega 3 se encuentran naturalmente en algunos alimentos y se agregan a otros fortificados.

  • Entre los pescados grasos están el salmón, la caballa, el atún, el arenque, el bacalao y la sardina. También algunas algas.
  • Los mariscos poseen un gran aporte de este ácido graso esencial. Algunos de ellos son la langosta, el cangrejo, la gamba y el langostino.
  • La yema del huevo es otro alimento de origen animal muy rico en omega 3. También los aceites vegetales, en especial los de linaza, canola, nuez y soya.
  • Hay algunas semillas que son valoradas por la presencia de estos ácidos grasos: chia, linaza y salvia.
  • Los frutos secos también contienen una gran fuente grasa beneficiosa para el cuerpo: nueces, almendras, avellanas y castañas.

Algunos de sus suplementos que proporcionan omega 3

Entre los suplementos dietéticos del omega 3 se encuentran el aceite de pescado, el aceite de hígado de bacalao y el aceite de alga. Todos proporcionan una amplia gama de dosis y de formas de omega 3. 

Ventajas de consumirlo en el embarazo

El consumo de alimentos que proporcionan este tipo de grasa poliinsaturada durante el embarazo es sumamente fundamental:

  • Favorece el desarrollo cerebral y la retina del bebe en gestación.
  • Reduce las posibilidades de preclampsia, que es un trastorno caracterizado por la presión arterial (hipertensión), que puede presentarse durante el embarazo y suele comenzar después de las 20 semanas.  
  • Disminuye la posibilidad de tener depresión post parto.
  • Previene en alguna manera el parto prematuro.

Por todos éstos beneficios la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda alimentación rica en Omega o en todo caso su suplementación diaria de omega 3 en el embarazo, especialmente DHA (ácido docosahexaenoico) con dosis de 300 mg diarios antes, durante y después de la gestación debido a que el bebé se sigue alimentando de la madre al nacer mediante la lactancia materna.

Lactancia materna y ácidos grasos

La cantidad y composición de la leche materna varía a lo largo de los días, siendo el primer día de 50 ml, en el quinto día de 500 ml y de unos 750 ml en el tercer mes de vida del bebé. La producción de leche depende en gran parte del estímulo de succión del lactante, de manera que las madres de gemelos producen más cantidad de leche, pudiendo amamantar perfectamente a los dos hijos.

Si hay una malnutrición materna, el volumen de leche segregado disminuye. Entre los nutrientes cuya composición se modifica por la dieta materna, están los ácidos grasos, entre ellos el DHA (ácido docosahexaenoico), el yodo, el selenio y la mayoría de las vitaminas. Por esta razón, es de suma importancia que la madre reciba una alimentación totalmente equilibrada. 

Los bebés prematuros tienen unas reservas muy escasas de energía, tanto de grasas (menos del 2% del peso al nacer) como de  glucógeno (menos del 0,5% del peso al nacer) en relación a los nacidos a término. 

Por su grado de inmadurez, se ha visto en algunos estudios realizados, que los niños alimentados con lactancia materna tenían mejor respuesta que los alimentados con leche de fórmula. Y una de las causas se cree que fue porque la leche materna contiene directamente DHA, mientras que las leches de fórmula contenían omega 3  (ácido alfa-linolénico) y su organismo era incapaz de degradar hasta DHA. Por este motivo, las concentraciones de DHA en la retina (ojo) y el cerebro eran menores en estos lactantes que en los alimentados con leche materna.

Así que la lactancia materna es clave, de manera que el bebé reciba la cantidad de estas grasas a diario siempre y cuando la madre esté adecuadamente suplementada.

Niños, alimentación con omega 3

En el primer año del bebé, la dosis de omega 3 viene exclusivamente de la leche materna o de fórmula, ya que cerca de los 10 meses se empieza a introducir el pescado blanco en la alimentación infantil.

No es hasta los 15-18 meses cuando se produce la introducción del pescado graso. El resto de alimentos con omega 3, como las nueces, no aparecen en la alimentación hasta los 3 años de vida.

Para los niños de edad preescolar, comprendida entre los 3 y 6 años, la mayor fuente de omega 3 es el pescado graso, que se recomienda unas 2 veces a la semana. Se puede complementar con 3-4 nueces bien masticadas, y pueden tomar también algún alimento lácteo enriquecido con omega 3. 

Durante la infancia, el cerebro, igual que otras estructuras, se sigue formando y creciendo. Por este motivo es aconsejable ingerir la dosis necesaria de omega 3 mientras estén en período de crecimiento.

Suplementos para los pequeños que proporcionan omega 3

Los niños deberían tomar suplementos de omega 3 si no se consume una cantidad suficiente de pescado graso, cuando rechazan su sabor o no se les ofrece de forma habitual. Por ejemplo, aquellos que son alérgicos al pescado, no deberían tomar suplementos de pescado. En este caso, deberían comer nueces, semillas de linaza y soya, o algún suplemento de algas.

Los beneficios del omega 3 DHA en la salud infantil serán asegurar una dosis suficiente de estas grasas esenciales, para así permitir un desarrollo correcto del tejido neuronal y visual. Algunos estudios apuntan un beneficio en la suplementación con DHA para niños afectados de trastorno de déficit de atención, pudiendo mejorar su capacidad de concentración y estudio.

Cuánto omega 3 (DHA) se necesita

Estudios recientes recomiendan una dieta enriquecida en DHA.

En niños mayores de 2 años se recomiendan al menos 200 mg/d de DHA.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha consensuado unas recomendaciones de aproximadamente entre 400–1.000 mg de omega-3 por semana en adultos, mediante el consumo de pescado o suplementos.

Para escolares la dosis  es aprox. 150mg/día (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y Fundación Iberoamericana de Nutrición, 1997).

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)/OMS (Organización Mundial de la Salud) recomiendan un consumo diario de 300mg/día de DHA en gestantes y madres lactantes, siendo una de las mejores alternativas de suplementación Nutragesta que contiene 325 de Omega 3 de alta pureza además de todas las vitaminas y minerales que complementan la nutrición en la embarazada y lactantes.

0 Comments

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público.